Imprimir

La vitamina B1 tiene potencial como tratamiento de la Ataxia de Friedreich, sugiere un estudio

Las inyecciones de vitamina B1 mejoraron varios síntomas en pacientes con Ataxia de Friedreich y evitaron que los afectados se deterioraran más durante un período de dos años, según un estudio recientemente publicado... Aunque los investigadores advierten que los resultados deben ser verificados, éstos abren la posibilidad de un nuevo enfoque terapéutico para la enfermedad.

El estudio: “Long-term treatment with thiamine as possible medical therapy for Friedreich ataxia“, apareció recientemente en la revista 'Journal of Neurology'.

Sin vitamina B1 en el sistema nervioso central, numerosas enzimas son incapaces de realizar su trabajo... Recientes estudios también muestran que tal vitamina, también conocida como tiamina, puede tener otro tipo de propiedades neuroprotectoras.

Los estudios también han indicado que los niveles de vitamina B1 son bajos en el líquido cefalorraquídeo de los afectados con Ataxia de Friedreich... Un estudio más pequeño también encontró que tratar a los pacientes con la vitamina durante tres meses, mejoró la coordinación del movimiento, habla, y deglución, a la vez que reducía la fatiga.

Investigadores del 'Villa Immacolata Clinic' y del 'San Martino University Hospital', ambos en Italia, querían explorar el tratamiento por un período más largo. Se reclutó a 34 pacientes con Ataxia de Friedreich, los cuales recibieron inyecciones intramusculares de 100 mg de tiamina, dos veces por semana.

Antes de iniciar el tratamiento, los investigadores examinaron a los pacientes utilizando la Escala de Evaluación y Clasificación de Ataxia (SARA). Algunos pacientes también fueron evaluados con la Escala de Severidad de Fatiga (FSS), y en otro grupo se realizaron ecocardiogramas... Las evaluaciones se repitieron después de 1, 3, 6, 9, 12, y 24 meses.

El tiempo de tratamiento y seguimiento varió entre 80 y 930 días... El tratamiento mejoró significativamente los síntomas del movimiento. Y se observaron mejoras en los pacientes de todas las etapas de deterioro, pero los de la tercera etapa (con necesidad de silla de ruedas) mejoraron más que los pacientes con menor grado de discapacidad.

El tratamiento también redujo la tasa de progresión anual, en comparación con los niveles previos.

Los investigadores también informan que 16 de 28 pacientes que habían perdido sus reflejos tendinosos profundos, los recuperaron después de tres meses de tratamiento. Del mismo modo, las dificultades de deglución mejoraron en 14 de 22 pacientes con tales problemas al inicio del estudio.

Entre los 13 pacientes que fueron evaluados con ecocardiografía, el grosor de la pared que separa los ventrículos cardíacos, disminuyó durante el estudio. El tratamiento también aumentó los niveles de mARN frataxina, lo cual indica un aumento de la actividad génica, en la mitad del grupo, pero este aumento no fue estadísticamente significativo.

Es importante destacar que no hubo efectos secundarios durante el tratamiento, y que ningún paciente abandonó el estudio.

Magdalena Kegel tiene un máster en Biociencias Farmacéuticas y un doctorado interdisciplinario fusión de los campos de la psiquiatría, inmunología y neurofarmacología... Su investigación anterior se centró en las alteraciones metabólicas e inmunológicas en trastornos psicóticos... Ahora está centrada en la escritura de artículos científicos, lo cual le permite cultivar su pasión por la ciencia médica y salud humana.

Fuente, en inglés: http://friedreichsataxianews.com/2016/11/03/vitamin-b1-has-potential-to-treat-friedreich-ataxia-study-suggests/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Spanish English French German Italian Portuguese Russian