Imprimir

Fisioterapia

La ataxia de Friedreich es una enfermedad que conlleva una degeneración de las fibras nerviosas implicadas en el control del equilibrio y en el mantenimiento de una buena posición corporal en el espacio. Habitualmente, la persona que sufre ataxia de Friedreich presenta una pérdida, mayor o menor, en la sensación de la posición de sus miembros y de su tronco en el espacio. El afectado debe compensar su déficit con la visión para saber dónde y cómo están colocados sus brazos y sus piernas. Esta deficiencia impide los ajustes normales del tronco y de los miembros durante los movimientos y entraña pérdida de equilibrio y dificultades en la marcha y en los cambios de posición. El control de los movimientos de los cuatro miembros puede estar igualmente afectado por la aparición gradual de debilidad muscular, de espasticidad, y de temblores involuntarios durante el movimiento de los brazos. El nystagmus (temblor de los globos oculares) se suma también a las dificultades de movilidad y coordinación. La ataxia de Friedreich puede también caracterizarse por deformaciones músculo-esqueléticas: arco del pie exageradamente cavo y cifosis o escoliosis (aumento excesivo de la curva de la columna vertebral) que también pueden perjudicar a la movilidad y al equilibrio.

La fisioterapia es una excelente herramienta para prevenir o mejorar los problemas unidos a la ataxia. En efecto, los tratamientos apuntan a mantener la persona a su nivel funcional máximo:

  1. Estirando los músculos rígidos o espásticos de la columna y miembros inferiores.
  2. Reforzando la musculatura profunda de los músculos para aumentar la estabilidad del cuerpo.
  3. Trabajando la corrección de la postura, las reacciones de equilibrio, la coordinación, en diferentes posiciones (acostado, sentado, a gatas, de rodillas, de pie, etc.).
  4. Trabajando el patrón de marcha para corregir las compensaciones y mejorar la eficacia.

El tratamiento-tipo en fisioterapia para las personas afectadas de
ataxia de Friedreich conlleva habitualmente:

  1. Ejercicios de estiramiento y de inhibición del tronco y de las piernas.
  2. Ejercicios de refuerzo muscular del tronco y de los miembros en movimientos controlados sin espasticidad.
  3. Ejercicios de corrección de postura (sentado, de pie, de rodillas, a gatas) para mejorar el apoyo sobre los miembros inferiores y la extensión de la columna vertebral en sus curvas normales.
  4. Ejercicios de coordinación ojo-mano.
  5. Ejercicios para mejorar la movilidad general (traslados, cambios de posición en el colchón, etc.).
  6. Una corrección de la marcha para quienes aún caminan.

Una sesión de fisioterapia dura normalmente 60 minutos pero puede ser acortada o alargada según la terapia necesitada por cada uno (sobre todo en las personas que presentan trastornos cardiacos). Los ejercicios son igualmente enseñados con el fin de poder practicarlos en casa. Un programa a domicilio hecho regularmente (dos a tres veces por semana) además aumenta mucho la eficacia de los tratamientos. Habitualmente, una frecuencia de tratamiento de una vez por semana es suficiente.

*Para cualquier información suplementaria, contactar en Montreal con el (514)521-3338, o dirigirse al colegio profesional de fisioterapeutas de Quebec, en (514)351-2770

Comentarios   

 
0 #1 Noemí Altamirano 07-12-2016 16:57
Muy bueno
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Spanish English French German Italian Portuguese Russian